¿Es cierto que el azúcar vuelve inquietos a los niños?

¿Será que esta creencia es una verdad científica o solo un mito urbano? Seguro que cuando tu pequeño te pide una galleta o un dulce tú se lo das pero quedas con un cargo de conciencia. Es común en papás primerizos pensar que si los niños comen azúcar van a tener problemas de hiperactividad y para dormir. ¿Qué tan cierto será esto? Aunque tu experiencia te diga que esto es 100% verdadero hay algunas cosas que no estás tomando en cuenta.

El azúcar no estimula en exceso a nuestros hijos al punto de volverlos hiperactivos. Por lo general, las grandes ingestas de dulces ocurren en las festividades especiales como Halloween o Navidad. Es decir, además de los dulces hay varios factores que sobre estimulan a los pequeños, como papá debes tener esto en cuenta antes de atribuirle al azúcar toda la culpa.

Algunos de los efectos del azúcar en los niños son solo mitos. Todo parece señalar que son los papás los que buscan cualquier signo de mal comportamiento después de darles azúcar a sus hijos. El pediatra Mark Wolraich explica que, por ejemplo, en un cumpleaños los niños comen torta, dulces y reciben regalos. Es la combinación de todas las circunstancias las que hacen que su comportamiento se altere. Sin embargo, los padres solo ponen atención a los dulces y no en lo demás.

¿Revelación científica?

Los pediatras e investigadores saben esto hace más de 20 años. En 1994 se realizó un estudio sobre los efectos de dosis de azúcar en niños. A un grupo de pequeños se les dio azúcar mientras que al otro un placebo. Todos los padres indicaron que después de comer el azúcar los niños presentaron un comportamiento alterado. Inclusive los padres de los pequeños que solo comieron el placebo.

Resultado

Los padres tienen mayor tendencia a culpar a la azúcar para justificar el mal comportamiento de sus hijos. El azúcar no altera tanto el comportamiento de un menor como tú quieres creer. Es más, en investigaciones donde los niños debían consumir grandes cantidades de azúcar, la alteración de su comportamiento fue mínima.

¡Así que no te sientas culpable la próxima vez que le invites un postre a tus hijos! Eso sí, tienes que estar atento a que tus pequeños tengan una dieta equilibrada y no se llenen de dulces muy seguido.

Fuente: NYMag

Categories:   Familia

Comments

Sorry, comments are closed for this item.