¿Cuál es la postura ideal para que tus hijos estudien?

 

¿Con la laptop encima de las piernas? ¿En la cama? Todos sabemos que para estudiar es indispensable concentrarse, reducir las distracciones al mínimo y aprovechar el tiempo. Solo de esa manera se absorberá la información de forma ideal. Lamentablemente, un factor que no muchas personas tienen en cuenta es la postura. Una postura incorrecta afecta el proceso de aprendizaje (además de la espalda).

Entre las malas posturas para estudiar que existen una de las más perjudiciales es echarse. Cuando nos tumbamos perdemos concentración. Además, esta posición favorece la aparición del sueño y reduce la efectividad del tiempo de estudio.

La postura correcta para estudiar es aquella en la que se favorece la circulación sanguínea en todas las partes del cuerpo, en la que no existe ningún obstáculo que provoque cansancio o adormecimiento de las extremidades. Resulta muy recomendable levantarse o cambiar de posición cada hora para reactivar la circulación.

Lo mejor es sentarse con el cuerpo erguido donde no tengas ningún músculo en tensión. El asiento debe ser duro y totalmente horizontal. Los pies deben situarse en posición perpendicular a los hombros y no quedar colgando (en especial en niños pequeños). La espalda no debe estar encorvada para no someter al cuello a un esfuerzo excesivo. Las malas posturas para estudiar pueden ocasionar problemas de espalda y en las cervicales que además de reducir considerablemente la concentración.

En cuanto a la posición de los ojos respecto a la superficie de lectura es recomendable que exista una distancia de entre 35 y 40 centímetros como máximo. Colocarse en una postura adecuada es siempre necesario y más cuando se van a pasar muchas horas en una determinada posición, como durante las horas de estudio.

¡Si te gustó la nota compártela y recomienda @LaFelicidadDeAprender!

 

Categories:   Consejos

Comments